Buenas prácticas en la tutoría en Línea

Por: Ana Isabel de la Torre, Coordinadora de Tutores

Imagen

La educación en línea ya no es un tema nuevo, en donde nadie lo conoce. Al contrario ha ido sonando cada vez más, debido a que es una gran oportunidad para las personas de continuar con su educación cunando la situación no se lo permite. Sin embargo se requiere de una mayor responsabilidad y dedicación que de una educación presencial. Esto debido a que tú tienes que asignarle el tiempo en tu día que le dedicarás a cada tema y materia.

Tanto para el alumno como el tutor, es importante este aspecto de la responsabilidad y la dedicación. Es muy importante que el tutor siempre esté atento a sus alumnos y sus problemas o dudas que le puedan surgir.

El conectarse una vez diaria a la plataforma es esencial y se pide como mínimo checar su mail o mensajes dos veces diariamente. Con el fin de que el alumno cuando le surja un problema, se sienta escuchado aunque no esté llevando una educación física.

El ofrecer más asesorías o ayuda extra a los alumnos es un buen punto a tratar. Ya que a veces el material que está en la plataforma no es suficiente para poder explicar y entender bien el tema del curso. Por eso es que el tutor siempre debe de estar en disposición de atender a los alumnos ante cualquier duda o problema que le surja de la materia. Se recomienda que en la explicación, se añadan ligas de páginas de internet o escaneos de las explicaciones para que el alumno pueda entender con mayor facilidad. El aportar una asesoría extra es muy generoso por parte del tutor, y de mucha ayuda para el alumno.

 

 

Buenas prácticas en la tutoría en línea

Por Rodrigo Urruela, Coordinador de Tutores de Inglés II y II

La tutoría en línea depende de muchas partes diferentes, que juntos conforman lo que nosotros conocemos como Prep@net. Entre estas partes están los alumnos, quienes son básicamente la parte más importante, ya que sin ellos, simplemente no existiría la tutoría en línea. Luego están los tutores, quienes son igual de importantes, y ellos tienen una gran responsabilidad, que es tratar que haya una transferencia de conocimiento óptimo. Ellos tienen que guiar a los alumnos con diferentes herramientas para que el aprendizaje del último sea también eficiente y duradero. Pero, ¿cómo se hace eso? ¿Cuáles son las buenas prácticas en la tutoría en línea?

Las buenas prácticas son en ambas partes, alumnos y tutores de las cuales ya se habló. De parte de los tutores, estas buenas prácticas incluyen:

  • Resolver dudas en el menor tiempo posible. Esto para que el alumno pueda seguir con su aprendizaje en línea sin ningún retraso.
  • Calificar las tareas y actividades con la rúbrica. Esto es para asignar calificaciones justas y las que se merece el alumno. Esto también permite que el tutor sea imparcial con los alumnos.
  • Mandar retroalimentación luego de calificar las actividades. Esto para que el alumno vea en qué es lo que tuvo más errores, vuelva a repasar ese tema y no vuelva a cometer esos errores.
  • Tener una comunicación efectiva. Este es un aspecto muy importante, ya que siendo tutorías en línea, esto es muy importante para la transferencia de conocimiento.
  • Ser puntuales, felicitar a los alumnos que lo merezcan, ser pacientes, tolerantes, etc

De parte de los alumnos también existen buenas prácticas, las cuales se complementan con la de los tutores:

  • Ser puntuales con la entrega de las tareas. Esto para que los tutores se puedan organizar con la calificación de las mismas y su trabajo pulsar ser realizado de la mejor manera.
  • No hacer plagio. Esto es muy importante, especialmente en tutorías en línea, donde se tiene la herramienta del internet. Hay que tener mucho cuidado al cometer plagio, ya que puede ser penado de una forma muy severa.
  • Hacer el mejor esfuerzo y dedicar el tiempo necesario a cada materia.

Estas y muchas otras (encontradas en otros artículos en este blog) son buenas prácticas que deberían ser hechas por tutores, alumnos, coordinadores de tutores, coordinadores de materia para complementarse unas con otras. De esta forma se sacará un mejor provecho a Prep@net y al final valdrá la pena el esfuerzo invertido.

Buenas prácticas en la tutoría en línea

Buenas prácticas en la tutoría en línea

Por Sandra Karina Vázquez, Coordinadora de Tutores de Taller de lectura y redacción I

Imagen

Actualmente en México y en todo el mundo la educación es un derecho y una obligación que todos los ciudadanos debemos cumplir pero desafortunadamente existen diversos factores que muchas veces impiden o dificultan poder ir a una escuela. Prepanet ofrece este programa de preparatoria en línea para todas aquellas personas que por falta de tiempo o dinero no pueden asistir a un salón de clases.

Tomando en cuenta lo anterior, sabemos que los tutores son el medio más directo para los alumnos para resolver sus dudas y por eso es necesario que cada uno de los tutores realice un excelente desempeño para poder compartir sus conocimientos satisfactoriamente aunque sea solamente a través de una computadora.

La necesidad de que un tutor desarrolle ciertas habilidades y realice buenas prácticas es de suma importancia porque se requiere transmitirles ese gran compromiso a los alumnos para que den su mayor esfuerzo en cada uno de sus cursos. Algunas buenas prácticas que se deben seguir son:

  • Estar al pendiente diariamente de la plataforma, con el fin de resolver cualquier duda de los alumnos.
  • Enviar mensajes semanalmente para motivar a los alumnos
  • Responder los mensajes en un lapso menor a 24 horas, para que de esta manera el alumno se sienta apoyado en todo momento
  • Tener empatía al momento de dirigirse a un alumno
  • Revisar las actividades en un lapso menor a 48 horas, mencionando sus errores para que mejore
  • Felicitar a los alumnos que se dedican y se esfuerzan al máximo
  • Ser una persona organizada para cumplir con todas las actividades
  • Ser puntual y responsable, ya que como tutores somos el mayor apoyo para los alumnos
  • Definir compromisos y establecer estrategias para cumplirlos y mejorar día con día
  • Tener entusiasmo para transmitirlo a los alumnos
  • Utilizar un estilo de comunicación cálido, respetuoso y motivador.
  • Brindar disponibilidad
  • Asistir a las asesorías presenciales, porque son las únicas veces en que se puede apoyar personalmente.
  • Ser claro y directo en las retroalimentaciones de tareas y actividades