Tips para ser un buen tutor – Mauricio Mojica Irigoyen

Por Mauricio Mojica, coordinador de DHB

En la actualidad, es inevitable saber acerca del hecho que la educación, o al menos su situación, en México, si no es que en el mundo, es pésima. No debemos buscar palabras más sutiles o menos impactantes, pues nada más estaríamos aligerando el problema, y nunca haríamos hincapié en ello. Es ahora cuando debemos realizar un cambio.

¿Pero qué podemos hacer nosotros mismos al respecto? No mucho, tal vez, pero esa es la clave: no mucho. Los que digan que no podemos hacer nada al respecto, viven en una mentira. Al decir no mucho, no me refiero a que no podamos realizar un gran cambio, sino que debemos ir realizando cosas pequeñas para que, en el futuros, esas cosas se vayan haciendo más y más frecuentes, por lo que llegarán a considerarse, ahora sí, como “mucho”.

Imagen

Nosotros podemos comenzar a hacer esto, o de hecho, ya lo hemos comenzado a hacer, gracias a que decidimos formar parte de Prepanet. Ser un tutor, a simple vista, parece ser una labor sencilla: entrar a una plataforma de estudios, revisar si hay mensajes y actividades pendientes por revisar, responder mensajes, revisar tareas, dar retroalimentación, y repetir. Esto es, tan sólo, lo mínimo que se espera que nosotros realicemos durante nuestro servicio en Prepanet. Tal vez sea un poco difícil de comprender el verdadero impacto que realizamos, pues la gran mayoría de las actividades que realizamos las hacemos frente a un monitor, celular u otro dispositivo electrónico, pero la realidad es que los alumnos de Prepanet, al ver que les damos importancia, se motivan y se motivan cada vez más y más, por lo que realizarán cada vez con mayor empeño sus deberes.

Pero no basta con realizar estas actividades mínimas; es necesario comenzar a ir más allá, a dar el extra. Primeramente, un buen tutor nunca debe esperar a que un alumno lo contacte a él primero. La mayoría de nosotros, incluyéndome a mi mismo, tenemos la costumbre que, si no nos han llegado mensajes en un buen rato de parte de nuestros alumnos, pensamos que todo está bien, que está realizando correctamente su trabajo, y no hacemos nada al respecto. Sin embargo, a veces hay que pensar más allá de lo que vemos en la plataforma. ¿Y si el alumno no ha mandado mensajes porque no ve iniciativa de parte nuestra, o si acaso está esperando un mensaje nuestro para saber qué es lo que sigue? Si bien es cierto que ellos mismos pueden ver las actividades de la semana en el calendario, ¿apoco nosotros no andamos preguntando a nuestros profesores de la universidad el típico “hay tarea para mañana”? Si alguien dice que no, probablemente esté mintiendo, o es un caso muy especial. Muchas veces los calendarios de las tareas nos los proporcionan desde el principio del semestre, y se nos olvida revisarlo hasta que llegan las últimas semanas de clases.

También es esencial la capacidad de poder trasmitir emociones y sentimientos a través de palabras. Hemos visto ejemplos de mensajes bien redactados en las sesiones de Prepanet. Asimismo, también hemos visto ejemplos muy, muy malos. A veces es bueno mostrar más interés por parte de los alumnos, es más, hasta preguntarle cosas que no tengan nada que ver con Prepanet. ¿Cómo te fue hoy? ¿Cómo vas con tu trabajo? ¿Ganó el equipo al que le vas?

Respecto a las retroalimentaciones, yo acostumbraba (cuando era tutor, pues ahora soy coordinador) resaltar los puntos buenos y los puntos malos de cada alumnos respecto a su tarea, pero no me detenía ahí. Procuraba que, en los puntos que sacaban mal, proporcionarles información o ligas de internet extra para que pudieran fortalecer sus conocimientos. Todo es cuestión que los alumnos aprendan, y entre más ayuda les podamos proporcionar, mejor.

Imagen

Pero no debemos llevarlos de la mano todo el tiempo, pues se volverían irresponsables. Es necesario establecer reglas desde el principio del tetramestre. Por ejemplo, si hay alguna tarea que, por una razón u otra, no podrán entregar dentro de la fecha límite, que tengan la oportunidad de hacérnoslo saber, y darles un plazo más largo. Se trata de que los alumnos aprendan, no tenerlos que obligar apresuradamente a realizar sus actividades. Sin embargo, cuando un alumnos deja de hacer sus actividades, y decide entregarlas casi al final del tetramestre, y hechas a medias, pues ahí es donde tenemos que avisarles que lo que están haciendo es incorrecto.

Hay otros tips que pudieran ser útiles, como el realizar un cuadro de honor semanal, en donde se felicitan a los alumnos que realizaron las mejores tareas de la semana, y proporcionar actividades personales extra para los alumnos. Todo es cuestión de visualizarnos a nosotros mismos como si fuéramos los alumnos, y pensar en cosas que harían que nuestra educación fuera más divertida, y eficiente, al mismo tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s