Problemas comunes en la tutoría en línea y cómo afrontarlos

¿A qué tipo de problemas se enfrenta un tutor en línea? ¿Qué puede hacer para solucionarlos? ¿A qué pueden deberse estas dificultades? Un tutor en línea se encarga de manejar un grupo, además de revisar las actividades y dar retroalimentación a sus alumnos, es una pieza importante en el proceso de aprendizaje en un curso en línea, ya que, gracias al tutor, se puede tener una mejor comunicación entre los alumnos y a llevar un curso más dinámico. Sin embargo, aunque todo parezca perfecto, a veces los tutores se enfrentan a algunos problemas con su grupo o con alumnos en específico. A continuación se mencionarán algunos de estos problemas y las alternativas o decisiones que se han tomado para reducirlos o eliminarlos.

Uno de los problemas más comunes en la tutoría en línea es el formar una relación favorable tutor-alumno. Dado que los tutores y los alumnos no tienen contacto directo, toda la comunicación se da de manera virtual, dificultando el establecimiento de una buena relación tutor-alumno en la que haya confianza y el alumno no sienta miedo de expresar sus dudas, inquietudes o comentarios. Si el alumno no siente una conexión o no se siente identificado con el tutor, puede que no tenga el valor de tratar de comunicarse con él, lo que impactaría negativamente en su aprendizaje ya que resulta en que el alumno se quede con dudas y no pueda aprovechar su curso al máximo. En el peor de los casos, esto puede llevar a que un alumno no sienta compromiso con el curso, no tenga su mejor desempeño y  al final se termine dando de baja. 

Este problema se puede contrarrestar asegurando una buena comunicación con los alumnos. Esto debe de empezar desde el inicio del tetra con el mensaje de bienvenida. Un tutor siempre debe de tener una buena disposición y mostrar empatía; esto se tiene que transmitir en los mensajes; a través de estos, el tutor debe darle a entender a los alumnos que está comprometido con el curso y está en su disposición para ayudarlos cuando lo necesiten. Además de los mensajes, el tutor debe de dar una retroalimentación personalizada y oportuna a todas las actividades que un alumno envíe, así como estar constantemente motivándolos a dar su mejor esfuerzo. Es recomendable también enfatizar los puntos positivos y no ver los errores como fallas, sino como áreas de oportunidad. Esto le dará al alumno la confianza para seguir adelante con el curso.

Coordinadora de Materia: Graciela S. García Leal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s